Cómo dormir para descansar mejor

Definitivamente, la mejor forma de dormir es la que te ofrece un relajamiento total en todos los músculos, en especial los de la espalda, tanto en la región lumbar y dorsal como en las cervicales.

Esta zona de nuestro cuerpo es la que menos descansa durante todo el día y con el tiempo, nos llega a dar severos problemas.

Así que lo que podemos hacer por esta parte tan desprotegida en cuanto al descanso se refiere es hacerlo a través de la mejor posición durante nuestras noches de sueño.

Para ello, enunciaremos a continuación las posiciones más comunes que tenemos los seres humanos en cuanto a dormir se refiere y veamos qué tan benévolas o peligrosas son para descansar:

Dormir boca abajo: es una posición que ejerce una fuerza a la zona lumbar y a la cervical y con esta posición se acentúan, por lo tanto, los problemas de lumbalgia y escoliosis. Por ello, no es recomendable este tipo de descanso.

Dormir boca arriba: Esta posición origina menos presión a la zona lumbar y cervical, solo es importante mencionar que es necesario colocar una almohada por debajo de las rodillas.

Gracias a que las rodillas se encuentran semi-levantadas por el almohadón, permiten encajar adecuadamente con las caderas. Esta sencilla acción previene algún problema de lumbalgia y ayuda a compensar la lordosis.

Como refuerzo al descanso en esta posición, es recomendable usar una almohada baja para la cabeza, de esta forma no se fuerza ni la cabeza ni la cervical.

Dormir en posición fetal: tal como lo indica, es dormir de lado, con las piernas dobladas, utilizando una pequeña almohada justo entre las rodillas, ya que ofrece mayor confort. Esta es la posición más recomendada para un buen descanso.

Esta posición es altamente recomendada para aquellas personas que sufren de:

  • Lumbalgia: que es una contractura crónica de los músculos lumbares.
  • Lordosis: que es una curvatura acentuada del lumbar.
  • Escoliosis: que es una curvatura de la columna en forma de S.

Muy bien, ya se hizo mención sobre las diferentes posiciones que tenemos para dormir, así como sus recomendaciones, ¿qué falta?

Faltan por considerar dos accesorios importantes: el colchón y la almohada.

untitledEl colchón debe cumplir con ser firme, ni muy blando ni muy duro, ya que todo nuestro esqueleto reclamará al día siguiente.

De buen tamaño, para que nos permita movernos durante la noche, por eso existen en el mercado diferentes tamaños, como el colchón matrimonial, ideal para recién casados, el colchón individual para los niños y para los que gusten un amplio espacio se tienen los tamaños Queen y King, para su elección.

Y tenemos, por el otro lado, la almohada, que se debe considerar como instrumento de compensación, es decir, para evitar que el peso de la cabeza no fuerce ni a la columna cervical ni sus músculos.

Aquí el material definirá el nivel de toque y confort ideal para ti. Toma como referencia que el espesor o altura sea justo el que llene el espacio que existe entre tu hombro y la cabeza, con ello no forzarás las cervicales.

Ahí lo tienes, con estas recomendaciones, verás que con el tiempo tendrás un descanso pleno.

© 2017 A MarketPress.com Theme