Un lugar llamado aquí de Cecelia Ahern

El otro día, después de ir al hospital para hacerme un ultrasonido obstétrico, pasé a una librería para ver si encuentra a algún libro interesante y llamativo. Mientras recorría los libreros leí el nombre de un libro que de inmediato me llamó la atención: Un Lugar Llamado Aquí de Cecelia Ahern. No conocía a la autora, y aunque no es el tipo de historia que me guste leer, confieso que terminé el libro en menos de una semana.

Sandy Shortt es una mujer obsesionada con saber a dónde se dirigen las cosas cuando se pierden. Esta obsesión nació cuando de niña perdió uno de sus calcetines después de ser lavados en la lavadora y jamás volvió a saber de él. Esto se agravó cuando una niña de su calle se perdió sin dejar rastro, acción que la asustó y le incrementó esa insistente búsqueda de saber dónde estaba su calcetín y su vecina.

Con El Paso de los años esta obsesión se hizo mayor, incluso tuvo que ir a terapia para controlar esa compulsión de querer encontrar todo lo que se pierde. Esto la llevó a montar una agencia dedicada a buscar personas desaparecidas.

Una tarde, recibe el caso de Donald, un joven desaparecido del que su hermano, Jack, no se ha dado por vencido para saber dónde está. Pero mientras ella intenta resolver el caso de la desaparición de Donald, ella también se pierde, llegando a un lugar llamado Aquí: una ciudad donde llegan todas las personas perdidas, las mascotas extraviadas, las llaves, las plumas y los calcetines desparejados.

Sandy no puede creer que se encuentre en ese lugar y se sorprende al saber que un sitio así exista. Las personas viven como en una Ciudad normal, conviven con personas de todos los países y utilizan la ropa que alguien más extravío.

Ahora su misión será regresar de ese lugar en el que se encuentra perdida, además de seguir con el caso de Donald y tal vez encontrar a aquella niña rubia que desapareció sin dejar rastro como ella misma.

Un Lugar Llamado Aquí tiene una referencia importante hacia la historia del Mago de Oz, incluso, dentro de la novela misma, la gente de Aquí hace una obra de teatro refiriéndose al mundo de Oz, ya que tal vez así las personas puedan regresar a ese lugar al que pertenecieron un día.

Es una historia triste que relata cómo las personas viven sin sus familiares de ambos lados, mientras que en el mundo como lo conocemos sufren por no saber dónde se encuentra su ser querido, los habitantes de Aquí llorar cada vez que el aire sopla con el último recuerdo de sus seres queridos ya que, si a ese lugar llegan las gomas o los zapatos, también llegan los sentimientos de amor, la sensación de un primer beso, la risa de un hijo y el rostro de un padre que murió hace años.

© 2017 A MarketPress.com Theme